Kali Linux es la distro de penetración y hacking más popular y Ubuntu es la distribución de Linux más extendida. Dado que es de conocimiento común que Linux es un sistema operativo más conveniente para hacking que Windows, la siguiente pregunta es fácil; ¿Qué distribución de Linux es la mejor para usar para hackear?

Pero, ¿qué es hackear de todos modos? ¿Y por qué importa qué distribución se usa?

¿Qué significa hacking?

El pirateo informático es el acto de utilizar el conocimiento técnico para superar un problema. Con esto en mente, un hacker puede referirse a cualquier programador experto pero gracias a la cultura pop, el término hacker es ahora sinónimo de un pirata informático de seguridad, alguien que usa habilidades técnicas para crear errores para explotar las debilidades de seguridad en los sistemas informáticos y entrar de lleno.

En pocas palabras, el pirata informático típico es un experto en seguridad cuyo trabajo es penetrar en los sistemas informáticos utilizando métodos ingeniosos, especialmente a través de redes. En el mundo de hoy, los hackers son probadores de penetración. Otra forma de reformular nuestra pregunta principal es, por lo tanto, “Kali Linux vs Ubuntu: ¿cuál es mejor para las pruebas de penetración y la administración de red?”

Kali Linux vs. Ubuntu

Tanto Kali Linux como Ubuntu son sistemas operativos basados en Debian, por lo que parecen ser idénticos en sus operaciones. Si no fuera por el entorno de escritorio con el que Kali Linux se envía, no podrás adivinar con exactitud cuál es cuál.

Sin embargo, la principal diferencia entre ambos sistemas operativos es su objetivo público, que influye en la selección de aplicaciones que ofrecen directamente.

Kali Linux está diseñado para especialistas en seguridad, por lo que incluye una gran cantidad de aplicaciones de prueba de penetración y seguridad que permiten a los usuarios trabajar directamente.

Ubuntu está diseñado sin otra audiencia en particular que no sea el usuario general de un PC. Cuenta con una interfaz de usuario más amigable para el usuario, en otras palabras, menos apariencia rara.

Puedes agregar cualquier software instalable a tu colección de aplicaciones en ambos sistemas operativos, por lo que elegir tu sistema operativo de hacking se reduce a tus preferencias y conocimientos técnicos.

¿Cuál eliges?

Kali Linux viene con más de 600 herramientas de prueba de penetración preinstaladas junto con capacidad de arranque en vivo, características que hacen de Kali Linux una estación de trabajo ideal para las pruebas de vulnerabilidad. Pero, ¿de qué sirve todas esas aplicaciones si realmente no sabes cómo usarlas?

¿Qué hay de bloatware? ¿Realmente necesitas más de 600 aplicaciones para hacer el mismo conjunto de tareas?

¿Mi consejo? Si eres un experto en seguridad con los conocimientos suficientes para filtrar cuál de las más de 600 aplicaciones de Kali le será útil, continúa con ella.

Si eres nuevo en la seguridad de la red o nuevo en Linux, usa Ubuntu para familiarizarte con el ecosistema Linux y luego utiliza las distribuciones especializadas como Kali Linux y BackBox.

Por supuesto, también puedes comenzar tu experiencia de Linux utilizando Kali Linux, pero eso muchas veces parece ser más difícil de lo que imaginas

Ubuntu es más amigable para los principiantes de Linux, su última versión ofrece una interfaz atractiva, y también se puede utilizar para tomar exámenes de certificación de Linux.

¿Cuál de las dos distribuciones dirías que es mejor usar para hacking? ¿Hay distribuciones que sean aún más adecuadas para el trabajo?

Original: fossmint.com

(Visitada 1 veces, 3 visitas hoy )