Escribo este artículo a petición de un lector que me animaba a contar mi día a día, la interrelación entre GNU/Linux y yo.

Imaginad: Duermo como 5-6 horas diarias, todo el tiempo sobrante lo paso con una grata compañía, la que todos sabemos. Bueno, salvando unos momentos en los cuales saco a pasear al Sr. Flequi.

Es mucho, ¿no? Pues esa es mi vida y ojo porque no me estoy quejando, me encanta lo que hago.

Empiezo muy temprano, de 5.30 a 6.00 de la mañana y me concentro en el blog hasta las 8.00 que me voy a trabajar a la oficina. Pero ahí no termina la cosa.

Para trabajar uso un equipo con la distribución Antergos como ordenador principal, y lamentablemente tengo otro PC con Windows 10, cosa que odio pero me toca hacerlo porque trabajamos con un programa .exe que Wine no corre y que virtualizado va de pena. Es un programa para gestionar flotas de transportes y facturación, que dicho sea de paso, de vez en cuando tendrá un desborde de memoria y se cierra. Que le den.

El PC con Antergos está bien equipado. Es un iMac del año 2011 y le tengo 12 GB de memoria, por lo que tira muy bien.

Como gestor de correos electrónico uso Mozilla Thunderbird y cuando tenga bastante tiempo libre quiero exportar algunas carpetas donde guardo muchas órdenes de cargas, archivos y correos importantes porque quiero dejarlo. Thunderbird es un gran cliente de correos pero las búsquedas son nefastas. Prueba tú mismo buscar un email y podrás comprobarlo. Quiero cambiar a Evolution, que sí busca muy bien. Kmail ni por asomo.

El navegador que uso es Chromium, el que más me gusta. Firefox ni fú ni fá, se que me pueden caer chuzos de puntas pero veo a Chromium más rápido que el navegador del zorro. Quizás se trate que el motor de renderizado que es Webkit y sea más ágil que Gecko, pero noto la diferencia, al menos en mis máquinas. También soy consciente que Chromium devora más RAM pero como me sobra no me preocupa mucho. A todo ello tendría que añadir que estoy acostumbrado al uso de Chromium y no suelo ser muy fan de cambiar navegadores, distros sí, pero navegadores web no.

Como gestor de contactos trabajo con Kontact, parte de la suite office de KDE, aunque su cliente de correo Kmail no me gusta. Este programa de correos estará bien para un usuario que recibe pocos emails y tenga una o dos cuentas pero en un trabajo como el mío (empresa de transportes) necesitamos 5 cuentas y entran cientos de correos al día. Kmail no trabaja bien en ese sentido.

Aparte, para trabajar usamos los escritorios Telegram y Whatsapp para contactar con los conductores de los camiones. Mediante ellos les damos indicaciones y enviamos las órdenes de carga.

También me conecto a los demás PC’s  de mis compañeros (con Windows) mediante Samba para fisgonear. Ellos ni lo saben. Ignoran cuán curioso pueden tener enfrente. De hecho a uno de ellos accedí a su escritorio y le dejé un archivo de texto llamado capullo y se rascaba la cabeza intentando ver una explicación. Pensó que tenía un troyano. Sí, frente a él. Ya me encargué antes de tener acceso de escritura/lectura.

Lo siento, la tengo tomada con él desde que convenció al jefe que quitara el equipo con GNU/Linux para poner Windows.

En ofimática utilizo los dos grandes programas libres por excelencia: Libreoffice y Openoffice. Tengo que hacer una apreciación, de Openoffice sólo trabajo con OOBase porque Libreoffice, maldita sea, me da problemas con Java cuando intento ejecutar un reporte. Hace años creé un programa .odb de base de datos para introducir los trabajos de los mecánicos con los camiones (repuestos, limpieza, arreglos, kilómetros recorridos, recambios, ruedas, etc) con un formulario y saco los trabajos en reportes por matrícula. Ahí es donde Libreoffice Base da error y Openoffice sí lo muestra bien.

Mis compañeros usan Microsoft Office. Crackeados, faltaría más.

En casa. Bueno, sigo usando Chromium como navegador web y Thunderbird para ver el correo. Tenemos las cuentas configuradas como IMAP, por lo que accedo a los archivos y favoritos. También es un iMac, más moderno pero más limitado que el que tengo en la oficina. No puedo añadir RAM porque el socket está soldado y aunque pusiera más memoria tampoco lo notaría mucho.

Cuando tengo instalada alguna distribución tipo Arch sigo utilizando los mismos programas de siempre, salvo el instalador gráfico de Pacman, que uso Octopi. Sin embargo y aunque soy usuario de KDE desde que Fidel Castro no tenía barbas, en aquellas basadas en Debian uso el gestor de paquetes Synaptic. Sí, ya sé que no es el software “natural” de KDE/Qt pero es una relación cariñosa. De hecho, la distro que me ha durado más tiempo instalada fue Debian, que la tuve dos años. Podéis reiros pero para un distrohopper esto es inédito. Pues desde entonces prefiero Synaptic antes que Muon o Discover, dejando claro que éste último falla más que una escopeta de cartón.

Por cierto, tengo actualmente Kubuntu pero no me echéis mucha cuenta, no sé lo que durará. Cosas nuestras..

Ya en plan hobby os diré que para los archivos torrent antes usaba Transmission pero desde un tiempo acá vengo trabajando con Qbittorrent que tiene motor de búsqueda de archivos de los servidores incorporado. Para ver cine y comer palomitas o escuchar música uso un mismo programa que me gusta y me satisface; VLC. A este programa opensource le puedes echar cualquier cosa que lo reproduce. Antes solía tener Clementine, que me parece un reproductor/gestor de música excelente que recuerda a Amarok 1.0, pero últimamente no escucho mucha música. Estoy falto de tiempo.

También uso Telegram en el hogar, tanto por el trabajo como para estar siempre en contacto con mis amigos del canal, que es puro cachondeo todo el día. El escritorio Whatsapp no lo instalo en el PC porque quiero descansar de tanto mensaje cuando llego a casa y ya es demasiado chat.

Para editar archivos .html, .css y .php cuando quiero tocar algo en el servidor del blog mediante FTP utilizo Bluefish. En este área los usuarios de nuestro sistema operativo no tenemos herramientas muy avanzadas cuando vamos a editar archivos de este tipo. Sí, los hay pero Windows y OSX nos saca ventaja.

En la parte referente a los podcasts, que últimamente no estoy muy activo, tengo tres programas independientes, claro, que uso para esa labor. Para grabar, Audacity, que es una herramienta fenomenal para grabar audio y eliminar sonido de fondo (aunque a menudo el sonido de fondo no es ni más ni menos que Flequi ladrando) pero me hace gracia y lo dejo tal cual. Después, dependiendo del estado de ánimo y sobre el tema que voy a grabar, visito Youtube y hago una selección de canciones que me molan. Mediante líneas de comandos con youtube-dl me descargo los temas ya convertidos en archivo de música. Para finalizar uso Mixxx, un programa para mezclas. Una vez terminado convierto el audio que por defecto codifica como .wav en .mp3 con ffmpeg y lo subo a Ivoox. Todo con software libre, por supuesto.

Para editar imágenes, retocar fotos, que siempre me encantó, utilizo esa maravilla llamada GIMP con un montón de scripts extras que le tengo añadidos.

Cerrando el tema, a veces y por pura obligación laboral tengo que usar algún software privativo e incluso el odiado Windows. Sin embargo tanto en la oficina como en casa no trabajo con programas de código cerrado. Tampoco tengo drivers propietarios porque no los necesito, la tarjeta gráfica de mi PC es Intel. He probado usar los efectos que vienen con Plasma Desktop y van de maravilla. Sólo por probar, no suelo trabajar con ellos porque son innecesarios.

En definitiva, ese es mi día a día con GNU/Linux. Me acuesto con él y me despierto con él. Para mi no hay ningún problema hasta que toca trabajar con el equipo con Windows. Entonces es cuando el mundo se me echa encima.

Pedro

 

(Visitada 1 veces, 1 visitas hoy )