Aunque no lo creas, hay bastante gente que esto del software libre no le mola. Y oye, es respetable porque no es más que una opinión, un gusto o una preferencia y hay que respetar todas esas cosas.

Eso no tendría que ser un problema, pero en otros ámbitos, sí, lo es.

Llevo poco tiempo como miembro de la FSF, pero he tenido el suficiente para percatarme de que desde ahí, precisamente, hay bastante gente que está dispuesta a cambiar los términos de la licencia GNU GPL.

Se que es difícil de creer, pero desde la salida como director de Richard Stallman hay cada vez más voces para dotar a la licencia libre de cláusulas más permisivas con lo relacionado a lo privativo.

He denunciado en el foro este tipo de ideas y no han tardado mucho en blanquear mis comentarios e incluso denunciar abusos por pedir que no se cambie un ápice de la licencia GNU. Por supuesto que la mayoría es favorable al trabajo de Richard y de que todo continúe igual que hasta ahora.

Ahora se ha elegido al brasileño Oliva para llevar el cargo de jefe de la Fundación. Me he puesto en contacto con varios amigos que he hecho en el foro por privado y todos parecen contentos con la designación. Pero si os soy franco, no se cómo lo han elegido o quizás yo no tenga derecho a voto por el poco tiempo que llevo como socio.

Oliva fue fundador de la FSF de Latinoamérica. Espero que lleve la Fundación con la misma mano dura, pero sobre todo, convencido de defender la filosofía del software libre como lo ha hecho RMS. Sin embargo, tengo bastantes dudas dado el odio que hay en el ambiente hacia la persona de Richard y lo que es peor, a su determinación y defensa de GNU GPL.

Ciertamente he leído comentarios que no voy a traer aquí por no faltar a la ética de la Fundación y la privacidad, por lo que si queréis, podéis creerme. Hay socios que esperan que Oliva por fin introduzca cambios para que la licencia sea menos rígida y poder crecer el uso del software abierto.. sí, he dicho bien, abierto. Nótese que hay socios que están cambiando el término libre por abierto. Unos son defensores de Red Hat y piden ese cambio, para que la licencia sea más abierta que libre. Otros dicen sentirse con Richard “avergonzados” y celebran su dimisión. Hay palabras más duras que no voy a postear. En cualquier caso, insisten en su “machismo” y presuntas frases machistas expuestas en el pasado.

Es decir, la Fundación está muy dividida. Somos más los defensores de Stallman y su obra, pero todo está resquebrajado.

Por suerte ha nacido un bloque, que ya habréis oído hablar, la Free Software Force que es una esperanza si los planes para cambiar la licencia en la FSF sigue adelante. Este grupo apoya sin condiciones la continuidad de la GNU GPL y defienden a RMS. Estoy muy interesado y sigo muy de cerca los pasos que van dando. La Free Software Force no tiene como objetivo acabar o confrontarse con la Free Software Foundation, no es el propósito. La Free Software Force quiere asegurar que exista una organización que garantice la defensa del software libre tal y como Richard Stallman ha defendido durante décadas, que proteja y defienda su legado, una organización que reconozca y no repudie a la persona que ha logrado tanto con tanto esfuerzo. Si esa organización es la Free Software Foundation, genial, pero su rechazo a apoyar o respaldar el trabajo de Richard Stallman hace temer lo peor y muchos se han encargado de difundir el odio hacia su persona.

El odio a Stallman también existe en las redes sociales como Twitter y grupos de Telegram. Se trata en general de personas de otros sistemas operativos ajenos a GNU/Linux y en otros casos a gente que no les interesa el tema del software libre y se apuntan a difamar a Stallman. Como defensores del software privativo, sus opiniones no son relevantes pero pueden engañar a la gente.

En fin, como si de una bitácora se tratara, iré informando si hay novedades importantes en la lucha que se viene dando por quitarnos el software libre.

Comparte

(Artículo visitado 1 veces, 1 visitas hoy)