Advertencia: Esta entrada es para aquellos que creen firmemente en el software libre y ven al privativo como enemigo y malware. Si no concibes esto, por favor, pasa de largo y pasa de trolear porque no nos vas a convencer de que el software privativo no es malware. El propio gurú Richard Stallman nos informa de ello y creemos más en él que en ti.

Desde hoy hay algunas novedades en el Blacklist del blog.

Anteriormente solo se informaba del software privativo que vienen en las distros sucias, o distros con malware, pero he extendido un poco la información. Es decir, me he entretenido añadiendo un texto escueto con lo que trae privativo y en la mayoría de las ocasiones, con la forma de eliminar el malware con el que el fabricante construyó la distro. He dicho en la mayoría porque en alguna no se cómo hacer, por ejemplo, en las basadas en Gentoo. Además, el software privativo lo he puesto para que resalte más.

Para ser justos, las distros a engrosar la fila de la lista negra se ha equilibrado. Parece ser que algunas han retirado el malware y han sido de forma automática eliminadas del blacklist. Pero la mayoría siguen actualizando sus sistemas y continúan presentando el malware, el atentado contra el usuario y el atentando al software libre. Ejemplos son Mint LMDE y Zorin OS, que siguen con el plan de infectar el sistema con el driver de NVIDIA en la imagen ISO de la distribución.

También están a punto de salir otras distros que de antemano se que lo harán con software privativo. Es el caso de Makululinux, que en estos momentos se desarrolla para basarlo en Ubuntu en lugar de Debian, pero que, conociendo bien a su desarrollador, al igual que al desarrollador de Modicia OS, volverán a infectar sus sistemas operativos con basura privativa.

Nosotros, los que nos oponemos al lodazal debemos seguir denunciando a los desarrolladores que implementan malware en las distros GNU/Linux. Sin cortarnos, sin pensar en qué dirán sus usuarios. Como saben, cada vez que escribo algo como esto soy insultado y vilipendiado, pero eso, lejos de apartarme desde la orilla de la denuncia, me da más fuerza para seguir en pie de lucha contra estos programadores que quieren convertir las distros GNU/Linux en un puticlub tipo Microsoft Windows. No os cortéis en llamar las cosas por su nombre, el software privativo es malware y la gente debe de saberlo. Porque GNU/Linux no tiene que crecer a toda costa, GNU/Linux tiene que ser LIBRE SIEMPRE, NUNCA PRIVATIVO.

(Artículo visitado 1 veces, 1 visitas hoy)