Aún a sabiendas que muchos me consideran un talibán respecto a GNU/Linux, y teniendo en cuenta que me es totalmente indiferente la opinión de los enemigos que tengo en la blogosfera, he pensado escribir sobre lo que pienso sobre el futuro de nuestro sistema operativo, de sus peligros, riesgos y del camino que debería de seguir.
A menudo se habla de la libertad del usuario. Una libertad intrínseca dentro de la dignidad del ser humano. El caso es que alguna gente dice que es libre de elegir lo que usar en cuanto al software. Nadie va a discutir eso porque es algo que se sobreentiende. Pero esto no se trata de la libertad de elegir, sino del respeto a una obra. Y antes de nada, hay que respetar la obra.
Verán, allá por 1983, un norteamericano llamado Richard Matthew Stallman empezó una lucha por derribar las barerras del software privativo. Se dio cuenta cómo los desarrolladores que trabajan para empresas de hardware privaban de la libertad para poder ver el código escrito para que un determinado dispositivo funcionara. Mucho menos se podía cambiar ni modificar, hasta el punto que si no tenías ese código, el dispositivo adquirido no servía para nada. Ese firmware o código cerrado, invisible e ilegible te encadenaba a usar un dispositivo siempre y cuando pagaras y los fabricantes quisieran.
Así es como Stallman creó el proyecto de software libre con una serie de herramientas que llamó GNU que liberó como GNU GPL, una licencia de software libre. Más tarde, Linus Torvalds creó un núcleo inspirado en un pequeño sistema operativo tipo UNIX llamado Minix y lo llamó Kernel de Linux. Minix era privativo y Linus conocía las restricciones para desarrollar y compartir. Fue entonces como descubrió el sistema operativo GNU creado por Stallman y se aprovechó de la licencia libre. Del mismo modo, GNU también se aprovechó del Kernel de Linus. A la unión del núcleo de Linux y de las herramientas y la licencia GNU GPL se le conoce desde entonces como GNU/Linux.
¿Por qué existe pues GNU/Linux? Existe como la alternativa al software privativo y alternativa a los sistemas operativos cerrados, como Windows y Apple. Quien diga algo diferente de esto, te está mintiendo. Hay que decirlo alto y claro: GNU/Linux existe como la alternativa LIBRE al software privativo.
Lo digo porque algunos me dicen que GNU/Linux no fue creado contra el software privativo. Son gente bastante maliciosa. Si no fue creado por la razón de enfrentarse a lo cerrado ¿por qué se hizo? ¿Porque Linus y Stallman se aburrían? No. Este sistema operativo se hizo para que no se dependiera del software privativo, para que la gente tuviera control total de sus máquinas, para que el código fuese visible y modificable. Para que si alguien compraba una computadora, fuese suya y no de Microsoft o Apple. Se hizo para que las licencias no fueran contra la libertad de las personas, y para que no caducaran. Se hizo para que las grandes compañías fabricantes de hardware y software no robaran con estúpidas licencias.
Es por ello que esa premisa no podemos perderla nunca. GNU/Linux es enemigo del software privativo por su naturaleza transparente y abierta. Es lo opuesto a lo privativo, a lo cerrado y oscuro.
Pero no confundáis vuestra libertad de usar lo que queráis. Por supuesto que podéis hacerlo. Podéis usar sistemas operativos privativos, y podéis usar sistemas libres como GNU/Linux y FreeBSD. Hasta podéis usar software privativo dentro de los sistemas operativos libres. Pero es necesario que sepas que no es lo natural. Te volveré a recordar que GNU/Linux es enemigo del software cerrado. De igual manera, muchas empresas son enemigas del software libre.
¿El futuro de GNU/Linux como sistema operativo? Debe de ser como ha sido hasta hoy. Debemos seguir vigilantes de que los neoliberales troyanos infecten nuestro GNU/Linux con bazofia privativa. Y no estoy hablando de los usuarios, sino de los desarrolladores que crean distribuciones. Debemos hacerles ver que meter software privativo en una distribución GNU/Linux es destruirla. Que este sistema se ha creado para luchar y hacer frente al software privativo porque impiden el desarrollo y no es transparente. Que el software privativo es peligroso para tu privacidad y seguridad informática. ¿Que GNU/Linux no será nunca el rey del escritorio? Lo más probable es que no, ni tiene por qué serlo. Para llegar a usar GNU/Linux se necesita preparación y aprender algunas cosas. Necesita educación, porque la falta de una educación correcta basada en la libertad y la transparencia hace de la gente dependientes del software cerrado, la hace depender de un modelo neoliberal basado en producir, producir a costa de todo, que seas un simple número consumista y será capaz hasta de terminar con el planeta.

Pero podemos poner de nuestra parte. Y mucho.
Podemos hacer muchas cosas para evitar este sarcoma de distros que salen con programas como Google Chrome, Vivaldi, Opera, Skype. Podemos trabajar con distribuciones que usan software libre y no esas cadenas del capital, de la suciedad.
Es cierto que casi todas vienen con firmware privativo. Es lo que se llama firmware de compatibilidad. Esto es un dilema, porque si no usas ese firmware lamentablemente no tendrás Internet. Ya decides tú. Pero de todas formas hablamos de algo extremadamente esencial, sin lo cual, una computadora no funcionará. Esto lo saben muchos y lo que ocurre es que muchos desarrolladores se aprovechan de esta circunstancia, que es pura y meramente esencial, para meter todo tipo de programas privativos. Y a eso tenemos que decir BASTA.

GNU/Linux no ha fracasado, a pesar de que la frase que dice que sí ha fracasado la usan los que pregonan contra el software libre y promocionan el open source pero no el software libre y su filosofía. GNU/Linux se acerca al fracaso en la medida que más software privativo se introduce en las distribuciones. Si se mete este tipo de aplicaciones cerradas significa que los que crean esa distribución no creen en el software libre y automáticamente se convierten en traidores, troyanos, verdaderos tóxicos. Ese es el fracaso, que GNU/Linux se convierta en un sistema operativo con software privativo. Y en ese momento ya no podría llamarse GNU/Linux, sino cualquier otra cosa.. como Mierda/Linux o subsistema Linux de Windows.

 

(Artículo visitado 409 veces, 1 visitas hoy)