Muchas son las veces que me han preguntado si es lo mismo el free software (as freedom, free de libre, no gratis) que el open source (código abierto). Lo he respondido a menudo pero voy a dar una respuesta más aclaratoria y extendida: No es lo mismo. Puede parecer lo mismo software libre que código abierto porque en la mayoría de las ocasiones, los programas de código abierto son software libre. Pero no es lo mismo porque no siempre es así. Por poner un ejemplo, citaría la plataforma de librerías Qt, de The Qt Company. Qt tiene tres tipos de licencia, una GPL, otra LGPL y una licencia comercial, pero son las mismas librerías. El caso es que, como Qt depende de la compañía que la creó, a cambio de dinero, esas librerías Qt que uses puedes hacerlas privativas. Por poner otro ejemplo, soy programador y creo un programa para webcams con Qt pero no quiero que nadie copie mi código para que otros no creen otra aplicación con el trabajo que he hecho. Entonces compro la licencia privativa a Qt y mi programa es privativo, legalmente Qt te protege. No obstante, el código de mi programa es abierto porque se puede ver el código, pero no se puede copiar, ni distribuir, ni modificar. Otro ejemplo es Crossover. Es un programa open source cuyas fuentes son abiertas, pero no es software libre porque tiene licencia comercial y hay enlazado mucho código privativo.

Quizás ahora hayas entendido la diferencia con el software libre.

Para hacernos una idea, en el software libre, el código siempre es abierto. En el open source, el código suele ser libre pero no tiene por qué serlo y de hecho no siempre lo es.

A alguna gente se nos tacha de quisquillosos cuando pedimos que al referirnos al software libre no digamos jamás open source o código abierto por dos motivos. Es necesario hablar con propiedad, justicia y con sentido.

El primer motivo lo hemos visto arriba: Abierto no tiene por qué significar libre. El otro motivo es filosófico y ético. Explico por qué.

Cuando Richard Stallman inició su lucha contra el software privativo allá en 1983-1984, la razón por la cual lo hizo es porque el software privativo no mostraba el código y además prohibía escribir ni modificar nada. A esto lo llamó algo parecido como un atentado contra la libertad del usuario en la relación hombre-máquina mediante software. Fue entonces cuando Stallman dedicó su vida a defender la idea de que el software es creación humana y debe estar para servir al hombre y no al revés. A ese movimiento se le llamó software libre. Muchas empresas empezaron a creer en esta ética filosófica y apoyaban esa idea, como IBM o Red Hat más tarde, quienes producían software libre. Sin embargo, cuando la informática se extendió y floreció, en la misma medida lo hicieron las empresas y con ellas el afán de crecer y dominar el mercado. Al haber mucho dinero de por medio, la cuestión humana, filosófica y ética del software libre dejó de importar, ya que lo esencial era lo práctico: Que el software fuera abierto para que así las empresas no tuvieran problemas legales, sobre todo en el área de las patentes. Fue en ese momento cuando Red Hat, Novell, IBM y un sinfín de empresas, que siempre habían apoyado el software libre, dejaron de referirse así como tal y adoptaron el término abierto (open source) ya que la cuestión ética se las trae floja.

Es por ello que cuando decimos open source en lugar de software libre hay un error profundo, ya que open no es igual a libre y además de ello, no se está haciendo justicia porque open source significa interés comercial y software libre, libertad del usuario.

Esto habría que diferenciarlo, y ahora más, que están apareciendo licencias nuevas que cada vez restringen más las libertades del usuario y son abiertas.. pero no libres.

(Artículo visitado 1 veces, 1 visitas hoy)