Por muy increíble que parezca, sigue habiendo gente que, tras leer cualquier artículo de la serie El software libre es malo: el caso de.. sigue diciendo que, o bien es malo o se usa porque se ahorra dinero.

Hoy le toca el turno a Kodi.

Es casi seguro que has oído hablar de Kodi, y probablemente no has oído cosas buenas al respecto, sobre todo en países donde se equipara la descarga de un archivo multimedia con el asesinato de un ser humano. Es decir, países como los EEUU o el Reino Unido, donde la hipocresía y el cinismo reina sobre todo, donde los derechos de una empresa están muy por encima de los Derechos Humanos.

Kodi está a menudo en los titulares debido a la polémica sobre las “cajas Kodi”, que facilitan la transmisión quizás no legal de películas, televisión y otros materiales protegidos por derechos de autor desde Internet a través de plugins de terceros.

Sin embargo, el programa en sí es perfectamente legal, y hay muchas maneras de usarlo en casa para gestionar y disfrutar de tu colección multimedia. Si tienes un archivo masivo de música, películas y fotos, Kodi es la herramienta para ti.

Como centro de multimedia de software libre, Kodi es el mejor. Los usuarios pueden personalizar prácticamente todos los aspectos de Kodi gracias a sus raíces de código abierto, lo que les da más libertad para elegir no sólo qué ver, sino también cómo hacerlo.

Kodi está diseñado para conectarse a un televisor o a un monitor grande, pero no hay nada que te impida ejecutarlo en un portátil o en cualquier otro dispositivo: está disponible para muchas, muchas plataformas. Dicho esto, a algunas plataformas les resultará más fácil ejecutar el software que a otras. Independientemente del nombre, Kodi proporciona acceso a contenido multimedia en tiempo real, incluidos vídeos y música, y ofrece una forma de almacenar y ver ese contenido en el hogar. Mejor aún, funciona en casi todos los sistemas operativos principales y en cientos de dispositivos.

Kodi se puede utilizar como un DVR si tu PC tiene una tarjeta de TV, pero el software realmente tiene sentido cuando se entra en el mundo de los complementos. Hay una colección masiva de extensiones que amplían sus capacidades añadiendo soporte para servicios adicionales como sitios de streaming, juegos, letras, subtítulos y casi cualquier otra cosa que puedas desear.

De forma predeterminada, Kodi funciona en modo de pantalla completa, lo que indica que está diseñado para ser utilizado en una caja dedicada, pero si indagas en la configuración también descubrirás un modo con ventanas. Sin embargo, comprender todas las opciones puede ser una tarea nada fácil.

Una vez que te acostumbras a cómo funcionan las cosas (y es mucho mejor si utilizas un mando a distancia en lugar de un teclado y un ratón), estarás listo para empezar a transmitir secuencias multimedia a dispositivos de toda la casa.

La gran cantidad de complementos puede ser abrumadora, y puede llevarte un tiempo encontrar los mejores para mejorar tu experiencia. Pero no debería llevar mucho tiempo acostumbrarse a cómo funcionan las cosas, y vale la pena el esfuerzo.

Ciertamente vale la pena investigar los muchos plugins que le dan un nuevo aspecto a la interfaz del software. Desde Spotify hasta YouTube y prácticamente todo lo demás, puedes aprovechar los cientos de complementos gratuitos que te ayudarán a dar más versatilidad a tu servicio Kodi.

Kodi ha impresionado de forma lenta pero segura a cualquiera que quiera compartir contenidos en casa.

El servicio está disponible desde 2002, cuando se le conocía como Xbox Media Player. En 2003, se convirtió en Xbox Media Center, que se mantuvo hasta 2014. Luego, la Fundación XBMC, que trabaja entre bastidores para prestar el servicio, lo rebautizó con el nombre de Kodi.

Kodi está liberado bajo la GPL.

Comparte

(Artículo visitado 213 veces, 1 visitas hoy)