¿Quien lo iba a decir? Ultrajado por la corriente más enfermiza del ala más fundamentalista del feminismo radical, intransigente y obsceno, dirigida por Sarah Mei, Stallman fue difamado, humillado, tuvo que renunciar como jefe de la FSF, ayudada por la Software Free Conservancy (abierta al FLOSS y Open Source). Pero dentro del feminismo hay dignidad, al contrario que con Sarah Mei, hay personas con capacidad de crítica real y entendedoras de que el sexo masculino per se no es cruel ni machista. Un caso de lo que hablo es Sylvia Paull.

Sylvia lleva muchos años en esto de la computación. Es fundadora de Gracenet, un grupo de mujeres que trabajan en informática, periodismo de alta tecnología y campos relacionados, y que apoyan el avance de la mujer en estos campos.

Sylvia ha escrito una carta en Medium que deben de leer todos los haters de RMS. En ella, desglosa que conoce a Stallman desde hace muchos años y cree que hay que tener en cuenta el contexto y ciertos rasgos de su personalidad. Veamos de su puño y letra, lo que piensa Sylvia Paull:

“Richard Stallman ha sido ridiculizado por aquellos que no lo conocen.

La gente de la comunidad tecnológica me conoce como un publicista de alta tecnología, una antiguo miembro de la junta directiva de BMUG – el grupo de usuarios de ordenadores Macintosh más grande del mundo – una fundadora del Berkeley Cybersalon, que se centró en el impacto de la tecnología en todos los aspectos de nuestras vidas, y fundadora de Gracenet, un grupo de trabajo en red y de apoyo para las mujeres en el campo de la tecnología que a principios de este siglo lanzó una campaña mundial para eliminar la publicidad sexista en los medios de alta tecnología. La campaña, que emitió un comunicado de prensa anunciando un “DisGraceful Award in Advertising” (Premio DisGraceful en Publicidad) a una compañía tecnológica líder diferente cada mes, terminó avergonzando a varias compañías, incluyendo a IBM, para que retiraran sus anuncios y se disculparan por la ofensa que podrían haber causado a mujeres (y hombres).

Antes de entrar en el campo de la tecnología, era una feminista apasionada y se me ocurrió el eslogan “A Woman Place is on the Top”, para una camiseta cuyas ventas hicieron posible el primer ascenso sólo para mujeres del Annapurna, la décima montaña más alta del mundo. La camiseta, cuyo eslogan le di al líder de la escalada y a mi buena amiga, Arlene Blum, sigue vendiéndose y apoya a una organización sin fines de lucro para apoyar a las mujeres escaladoras.

Cuando conocí a Richard Stallman hace al menos 25 años, a través de un amigo en común mencionado que dijo que Richard podría necesitar una publicista, yo estaba dispuesta a ayudar. Durante muchos años, se convirtió en mi cliente pro bono porque creo en la misión de la Free Software Foundation y en la inversión de su vida en esa misión de software libre, que de hecho ha hecho del mundo un lugar mejor. Incluso estuve con Richard en mi casa -la que luego compartí con el editor de computadoras y escritor Fred Davis- durante una semana, y averigüé más sobre él. Era amable, atento y tiene un corazón amoroso. En un lenguaje sencillo, le explicó pacientemente a mi hijo, entonces de unos 12 años, sobre las virtudes del sistema operativo GNU/Linux, de modo que después de irse, en medio de la noche, mi hijo despojó a Windows de todos nuestros nueve PCs e instaló GNU/Linux. (Un desastre hizo mi hijo, porque ya no podía jugar sus videojuegos favoritos. Terminó reinstalando Windows en todas las máquinas).

Richard no se relaciona con la gente como la mayoría de nosotros. La mayoría de nosotros ponemos un escudo entre nosotros y los demás. Actuamos de la manera en que ellos esperan que actuemos, ya sea que realmente nos identifiquemos con ellos o compartamos su punto de vista. Esto es lo que hemos aprendido que es la manera de salir adelante en la vida. Richard no parece haber desarrollado este escudo. Él toma todo literalmente y no necesariamente toma en cuenta los sentimientos y las reacciones de los demás cuando hace afirmaciones que están fuera de los límites de su experiencia en software libre.

Leí sus comentarios sobre la lista de CSAIL y me horrorizó ver algunos de los primeros titulares de los medios de comunicación que malinterpretaron estos comentarios al decir que aprobaba la violación de mujeres por parte de Epstein. Richard dijo explícitamente que Epstein era un violador en serie, pero pocos informes comentaron o incluso incluyeron este comentario. Le dije a Richard que sus comentarios -que trataban de cuestionar la conciencia de Marvin Minsky de que su víctima estaba siendo forzada a tener relaciones sexuales- mostraban una falta de idea sobre el impacto que tendrían en las víctimas de Epstein, así como en las mujeres de todo el mundo. Fue una suposición estúpida por parte de Richard, y desde entonces ha expresado y, lo que es más importante, ha comprendido el daño que estos comentarios han causado a las mujeres y en particular a las víctimas de Epstein.

No excuso los comentarios de Richard Stallman, ni cuestiono las acciones tanto del MIT Media Lab como de la FSF por terminar sus posiciones con ellos. Como feminista activa y que ha sido testigo de mucho mal comportamiento entre los directores generales de tecnología en los últimos 30 años, creo que acusar a Richard Stallman de no apoyar a las mujeres, a los gays o a cualquier otro grupo minoritario es falso. Mira su verdadera historia – no el cartel de bienvenida a las “señoritas calientes” en la puerta de su oficina del laboratorio del MIT Media, que alguien escribió como una broma y que él quitó, pero no antes de que alguien le tomara una foto – sino su récord en ayudar a dar acceso al software libre a todo el mundo. Él realmente ha hecho de nuestro mundo un lugar mejor, más libre“.

 

Comparte

(Artículo visitado 1 veces, 1 visitas hoy)