single-image

La revolución tecnológica y la clase obrera

Soy hijo de jornaleros andaluces. Desde 1982 hasta casi entrados los 90 hubo una gran crisis económica. Felipe González desmontó la economía española para reconvertirla al gusto de la entonces CEE y así ingresar en ella. Se destrozó la industria pesquera, naval, láctea y agrícola a cambio de carreteras.

En Andalucía las crisis siempre han tenido más repercusión por la dependencia agrícola y de la pesca de la economía. Nos pusieron límites a todos los rangos de la producción pero no se ajustaron ni los precios ni los salarios. Eso aún lo estamos pagando a día de hoy

Desde que tenía 13 años, en septiembre debía de dejar la escuela e irme a trabajar al campo en la recogida de algodón. Sí. Entonces que un niño trabajara no estaba penado o si lo estaba nadie lo evitaba. Hoy día tiene delito que unos padres manden a trabajar a sus hijos menores y es cierto que mis padres no me obligaban pero a esa edad tenía la madurez suficiente de ir a echar una mano para traer dinero a casa.

La recogida de algodón se hacía a mano. Dada mi juventud, cuando llevaba un par de horas de estar agachado recogiendo las moñas echándolas a un saco que llevábamos como si un canguro fuese, me dolía tanto la espalda que tenía que ponerme de rodillas. Era muy duro. Pero con suerte, acabábamos entre mis padres, mis hermanos y yo con algo más de 200 kgs. de algodón que se pagaba a unas 20 pesetas el kilo. Eran 4.000 pesetas aproximadamente.

Y aquí llega el primer motivo por el cual escribo este artículo. En los años 90, los agricultores empezaron a utilizar cosechadoras, que recogían el algodón sin necesidad de mano de obra humana. Esta labor era dura pero empleaba a muchísima gente durante la campaña. Se cerró otra puerta más a los jornaleros. Una mente original creó una máquina para que hiciera el trabajo de las personas y recogiera el producto sin hacer esfuerzo y ahorrando una gran cantidad de dinero en salarios. Estoy seguro que estas ideas son para el bien del ser humano, ¿no? Puede ser, pero quien sale ganando no es el trabajador, sino el empresario, que algunas veces de humano tiene poco. Ojo, no hablo de todos. Por otro lado poneros en su piel y pensad que lo que él quiere son beneficios y si puede ahorrarse la mano de obra, ni se lo pensará.

En general las máquinas han venido a sustituir/facilitar la mano de obra humana y dependiendo del rango, muchas veces anula esa mano de obra completamente. ¿Que evita a menudo la dureza de un trabajo? Sí, nadie discute eso. Imaginad por un momento la construcción de un edificio sin máquinas. Por ello digo que muy a menudo los avances tecnológicos son positivos para el ser humano, pero no siempre es así.

Muchas veces las empresas tecnológicas fabrican productos exclusivamente para no necesitar las manos de las personas, es decir, sueldos. Al igual que la obsolescencia programada, lo que se busca es producir mucho, malo y no tener que pagar mano de obra. La sociedad no puede aguantar esto durante una gran cantidad de años porque si cada vez se precisa menos mano de obra ¿de qué vivirán las personas? ¿En qué rama se trabajará? Porque nos dirán que hay que adaptarse a los nuevos tiempos en el plano laboral, pero ¿qué hacemos?

Por ejemplo, todavía hay en el campo, recolección de algunos productos, como la naranja, las fresas y bastantes verduras. Todos estos frutos son recogidos a mano porque aún no se ha inventado una maquinaria para hacerlo. Si naciese una tecnología para hacerlo ¿creéis que se necesitaría a la gente para recolectar? No, lo harían una vez más, las máquinas .. y no precisamente para que las personas descansen, sino para ahorrar salarios.

Por ejemplo, en las energías renovables, que pueden tener un gran futuro, se podrán fabricar muchos parques eólicos, y placa solares. Son ejemplos de posibles salidas a la crisis de empleo, pero ¿y las tecnologías de la información?

Tenemos la informática. Hace 25 años un informático era muy valorado, cuando empezó el boom de Internet. Hoy el puesto de informático está poco valorado y hay muchísimo personal en las listas de desempleo. Cuando un/a joven estudia tecnologías de la información, creo que lo hace más porque es un mundo que le apasiona más que con el afán de encontrar trabajo, porque es sabedor que hay muy poca salida laboral y la que hay es de poca calidad, cayendo a menudo en la explotación empresarial de esa masa de jóvenes, que además han de precisar una cualificación excelente y cobrar como becarios. Por cuatro perras, precariedad laboral.

Las jornadas son larguísimas, con horas extraordinarias no remuneradas. Somos mano de obra barata en un sector que ha de llevar la economía al 4.0 y cuyas relaciones laborales son del siglo XIX. Y no importa la calidad del servicio”, se quejaba alguien en un diario de tirada nacional, empleado del sector tecnológico.

Se suele tratar de profesionales muy bien cualificados en un sector que en realidad es muy rentable pero, sin embargo, se enfrentan a sueldos bajos, subcontratación, presión constante y jornadas que no aparecen terminar nunca. Suelen tener salarios entre 10.000 y 13.000 € anuales, una suma por la que se enfrentan a otros problemas como es la cesión ilegal de trabajadores. ¿No sabéis lo que es? El empleado trabaja en la oficina del cliente pero su salario lo paga otra empresa, que, sorpresa, suele pagar muy bajo.

El Gran Hermano* lo que quiere es ganar dinero sobre todas las cosas. No tiene sentimientos, ni es solidario, ni le importa un pimiento tu situación. El Gran Hermano quiere que la clase trabajadora tenga menos fuerza, menos importancia, poca presencia para que no se queje ni pida derechos.

Si os fijáis, el mundo tecnológico parece ir viento en popa en cuanto a modernidad y evolución pero la sangrante realidad es que se debe a la explotación de los trabajadores.

En el mundo de la producción armamentística, cada día salen nuevas armas más avanzadas generadas por la tecnología, en este caso, la militar. No olvidemos, obviamente, que estas herramientas son para eliminar vidas humanas. Se generará una gran cantidad de armamento listo para asesinar. Tan sólo hay que provocar una guerra. Esa es la economía que triunfa, que tiene éxito y futuro.

Yo creo que en el futuro más inmediato esta situación irá a peor. Cada día más, la tecnología seguirá supliendo la mano de obra. Y la poca mano de obra existente será más precaria. El mundo está ante una visión tenebrosa, da miedo. Pero tenemos que pensar como seres civilizados, no podemos ponernos a golpear a las máquinas porque nos quitan el trabajo. Ellas no tienen la culpa. Esto viene de más arriba. Viene de una economía neoliberal que está sentenciando este planeta a una muerte anunciada. Y cuando hablo del planeta hay que involucrar a la sociedad, ya que todo está enfocado a que cuatro vivan como dioses mientras miles de millones de seres humanos se hunden en la miseria más absoluta y otra gran parte entre en guerras y escaramuzas por falta de medios para subsistir.

En definitiva, podemos decir que muchas veces las tecnologías ayudan a las personas porque evitan a menudo un gran esfuerzo físico, pero ¿estás seguro que esas tecnologías siempre lo hacen por ese motivo?

Las tecnologías deberían de existir para ayudar a las personas, no a sustituirlas, porque mala cosa es que esas tecnologías estén en manos de neoliberales*. Sabemos lo que buscan: explotación y hambre de las clases populares. Ellos nos invitarán a trabajar por menos dinero, o compartir el trabajo. Ellos recogerán los dividendos de la frustración por la falta de unidad entre los trabajadores.

Pedro

 

 

Comparte

(Artículo visitado 702 veces, 1 visitas hoy)

11
Responder

avatar
Photo and Image Files
 
 
 
Audio and Video Files
 
 
 
Other File Types
 
 
 
8 Hilo de comentarios
3 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más populares
9 Autores de comentarios
César LeónmaslinuxMZ17MiguelLorenzo lamas Autores de comentarios más recientes
  Suscribirse  
+ nuevos + antiguos + votados
Notificarme de
Arangoiti
Invitado
Arangoiti

Gran Post como siempre Pedro. Como todo en la vida y básicamente, como en la naturaleza debe de existir equilibrio. Pero no un equilibrio impuesto por el bienestar de 4 por y para vivir mejor y tener más dinero. Vivimos en la sociedad del todo vale. Todo vale por tener más, por codiciar más, en definitiva por amasar más. Compramos cosas que si lo piensas fríamente no necesitamos, o apenas nos hacen falta y eso nosotros la gente común a otros niveles ni te cuento. Ojo y no es estar contra la tecnología que es algo maravilloso y más cuando… Seguir leyendo »

Jesús
Invitado
Jesús

Excelente post Pedro . No quito ni pongo nada. Verdades como puños.

Alguien
Invitado
Alguien

GRANDE.

Pedro.L
Invitado
Pedro.L

Hola . Las tecnologias y los “robots” , no son enemigo de la clase obrera ,lo es el capitalismo.
Una buena vision de la actualidad en tu articulo.
Saludos
Pedro.L

Lorenzo lamas
Invitado
Lorenzo lamas

No avanzamos moralmente al mismo tiempo que tecnológicamente … Somos un desastre de civilización y nos merecemos cualquier Apocalipsis que nos ocurra.

Miguel
Invitado
Miguel

Si cada robot pagara una pensión, problema arreglado .

MZ17
Invitado
MZ17

Gran articulo, sobre todo en la reflexión final, de lo que se trata es de tener siempre mano de obra barata disponible, acentuar todavía más la esclavitud laboral capitalista.

CesarLeon
Invitado

Aquí en Venezuela he estado en un par de ferias sobre innovación tecnológica. En lugar de sustituir trabajadores, el estado ponía recursos para elaborar herramientas que ayudan al trabajo que desarrolla una comunidad, se inventaron hasta guillotinas para pelar cocos jaja. Estamos pasando por tantas necesidades que hemos creado alternativas a todo; no consumimos leche, tampoco medicinas. Sembramos en nuestras casas, hacemos postres sin azúcar. Y aunque parezca que estamos en la mierda, todo esto nos trae conciencia anti-consumo que cualquier sociedad debería tener. Quiero decir que hemos evolucionado en vista a facilitarle el trabajo a las personas, no en… Seguir leyendo »

Quizás también te interese ..