Parece que está de moda criticar Ubuntu. Entendería que eso ocurriese desde otro sistema operativo distinto, como Windows, pero no, las críticas más feroces vienen de parte de usuarios gnulinuxeros de otras distribuciones que no son Ubuntu. Los dardos envenenados tampoco vienen de gente que usan Mint, ni Elementary OS ni de ninguna otra distribución basada en Ubuntu.

Vamos a ver, sin pelos en la lengua. Cada distribución tiene sus pros y sus contras y si una es muy buena en una cosa, habrá otra que sea mejor en otra, y esto es así desde las primeras luces de los tiempos ancestrales.

Ubuntu significó un antes y un después dentro del mundo de GNU/Linux. Antes de la existencia de la distro de Canonical, GNU/Linux era casi invisible en el mundo. Y no es porque previamente no existieran otras distribuciones, que sí las habían, como Debian, Mandriva, Suse, Red Hat, Fedora Core, Slackware, sino que ninguna de éstas despertaron el interés masivo que sí levantó Ubuntu.

¿Que fue lo que hizo Ubuntu? Apenas nada distinto que no pudiera hacer Debian. Tan solo añadió una instalación CLI y la facilidad de hacer accesible con pocos clics todos los drivers y códecs privativos.

Es poca cosa pero muy importante, porque lamentablemente los usuarios querían reproducir sus archivos multimedia o instalar los controladores de placas privativos NVIDIA o ATI sin dejarse media vida en el intento.

Ubuntu, duele a quien le duela, es la distro que ha universalizado GNU/Linux y es difícil desprender GNU/Linux de Ubuntu, porque están tan asociados que a menudo los menos doctos, piensan que GNU/Linux es Ubuntu. Pero no voy a hablar de ignorantes, sino de difamadores. Estoy un poco cansado de leer ataques a esta distribución, y lo que es peor, de llegar a poner como prácticamente imbéciles a los usuarios de Ubuntu.

Para aclarar, para mi no es imbécil ni que el usa Windows. Yo prefiero llamarles ignorantes, de hecho hay mucha gente que a pesar de todos los fallos de seguridad, virus, troyanos, quieren Windows sólo por jugar. Sí, se te han abierto los ojos como platos, pero hay gente así. Y sin embargo, ¿cómo pues podéis poner como imbéciles a los que usan Ubuntu? ¿que tiene de digna una actitud sibilina con intenciones humillantes para aquellos que no usan la misma distro que tú?

A ver si nos enteramos de una vez: tú que usas Arch, Gentoo, Debian o Fedora no estás por encima ni eres más especial que el que usa Ubuntu, Zorin o Mint. Usas Arch, Gentoo, Debian o Fedora porque los consideras más idóneos para tu quehacer diario, pero ¿no te ha dado por pensar que los que usan Ubuntu, Zorin o Mint les son más que suficientes para sus quehaceres? ¿Es que sí o sí deben usar Arch, Gentoo o Fedora porque a vosotros os gusta? De verdad, con el corazón en la mano, ¿que han hecho Arch, Gentoo, Debian o Fedora para hacer la vida más fácil y amigable? Nada, no han hecho nada, y permitidme sacar a Fedora y Debian, porque más tarde al menos sí han facilitado la vida e hicieron las distros más accesibles, pero Arch, Gentoo y Slackware NO.

Y ya podéis tirar cohetes de colores, que eso no cambiará la historia. Si aceptáis la filosofía KISS, estáis en vuestro derecho pero no hablamos de una filosofía que pretenda que te sientas como un dios, sino de una idea cuasi talibán de limitar un sistema operativo para que no sea amigable. Y no confundirse, no digo que no se deba hacer, sino que si lo hacéis, no os sintáis como seres de luz, porque por mucho que queráis mantener un sistema simple, estúpido, no pidáis que los demás tengan que hacerlo.

Han sido, primero Mandriva, después Ubuntu y ahora Mint y Manjaro los que han dado un giro en cuanto a facilidad para captar nuevos usuarios que dejan Mordor. Quien no reconozca ese mérito tiene problemas de percepción de la realidad. Y quien cree que por usar Arch Linux es un elfo de los bosques y los demás son de la Tierra Media, que no se engañen ni engañen a nadie, tienen que bajar la autoestima porque son usuarios gnulinuxeros como los demás, y si saben tanto, que enseñen sus experiencias en lugar de mostrar altanería; ser pedante no da frutos, sino recelo. Así que en lugar de enaltecer su presunta sapiencia, que echen una mano a quien sabe menos. O que no lo haga, nadie le obliga, pero que viva y deje vivir.

Si te da rabia que Ubuntu sea la distribución más popular, ¿que quieres que te diga? Que hubieran hecho sus mismos deberes en lugar de tener una idea absurda y conservadora de no quererse mover con los tiempos.

Dejad que el pueblo use la distribución que le venga en ganas y no digáis a nadie que su sistema GNU/Linux es una mierda. Recordad que hablamos de extender el uso del software libre y recordad también que la intención es que aborrezcan el código privativo, por un mundo cibernético más libre y con menos cadenas.

También he oido decir para atacar a Ubuntu, que si Linus usa Fedora es por algo. Es obvio. Usa Fedora porque le gusta, pero eso no es en absoluto un aliciente para usar Fedora, Stallman no usa Fedora. ¿Tenemos que instalar esa distro porque sea con la que trabaja Linus? No. ¿Tenemos que votar al PSOE porque Pedro Sánchez y Susana Díaz usen un celular Android o los del PP un iPhone? Yo seguro que no.

Para terminar, debo de decir que no soy ubuntero. Prefiero otras distribuciones GNU/Linux antes que Ubuntu y la razón es porque en otras me va mejor a mis exigencias, además de que no soy amigo de las distros patrocinadas por empresas como Canonical o Fedora. Pero vaya, no voy a tirar por los suelos a Ubuntu porque no la use. En realidad hablamos de la distribución GNU/Linux más popular, la que fue, es y creo que seguirá siéndolo. Todo un éxito. Y si mañana no lo es, lo será otra basada en Ubuntu.

Así que si alguien os ataca por usar Ubuntu, sentíos orgullosos, presumid de hacerlo en lugar de discutir vanamente o acongojarse. Lejos de ser imbéciles, habéis dado un salto enorme lleno de sabiduría y con espíritu libertario. El que grita más fuerte no tiene más razón, es un chillón y ordinario.

Pedro

Comparte

(Artículo visitado 11 veces, 1 visitas hoy)