Mejores distribuciones Linux para jugar

12/03/2021

SteamOS

El gaming en Linux ha mejorado mucho en los últimos años. De hecho, la cantidad de títulos nativos para Linux en plataformas como Steam de Valve se ha disparado. Además, con proyectos como Proton, también se puede disfrutar de videojuegos nativos para Windows en tus distribuciones Linux favoritas.

También se están haciendo grandes esfuerzos desde otros frentes, como la API gráfica Vulkan, que ha superado a OpenGL y cada vez es más popular entre algunos videojuegos. Incluso podría citar los esfuerzos de algunas compañías por lanzar ports de sus títulos AAA también para Linux, o el trabajo de Feral Interactive para portar videojuegos de Windows a Linux.

Eso ha posicionado a Linux en un buen lugar para jugar, incluso más interesante que macOS en algunos aspectos. Si a eso agregas los nuevos servicios de videojuegos por streaming, y las mejoras en los controladores gráficos, las diferencias con Windows poco a poco se van borrando (aunque Microsoft sigue teniendo el mejor sistema para jguar).

Lo cierto es que no cualquier distro es la mejor opción para jugar. Existen algunas distribuciones que ofrecen una mejor plataforma para gamers que otras...

Índice

    Las mejores distros para jugar

    Si eres gamer y quieres contar con la mejor distribución para poder jugar a tus videojuegos favoritos, tienes que conocer esta lista:

    Ubuntu

    Ubuntu

    Ubuntu es la mejor opción si lo que quieres es disfrutar del gaming en Linux. Esta distribución es la favorita de los jugadores debido a su buena sintonía con clientes como Steam de Valve, así como su buen soporte de hardware, con sus controladores gráficos para AMD y NVIDIA.

    Al ser una distribución tan popular, también cuenta con un gran apoyo, y los desarrolladores de videojuegos y otro software, suelen preferir empaquetar para esta distro que para otras con menor número de adeptos.

    Por eso, cuando consultas los requisitos de los videojuegos para Linux, te habrás dado cuenta de que, aunque pueden funcionar en otras distribuciones, siempre usan como referencia a Ubuntu.

    Descargar Ubuntu

    SteamOS

    SteamOS

    Esta distribución se basa en Debian, y está desarrollada por Valve. En ella se integró muy bien el servicio Steam, y fue una de las distribuciones preferidas por los jugadores. No obstante, últimamente parece algo abandonada, al menos de forma momentánea.

    De hecho, si usas Ubuntu (recuerda que está basada en Debian) o Debian con un cliente Steam, y los drivers propietarios de AMD o NVIDIA, prácticamente tendrás lo mismo que con Steam OS.

    Descargar SteamOS

    Robolinux

    Robolinux

    Aunque no es tan conocida como las anteriores, Robolinux también se cita como una de las favoritas para jugar. Esta distribución basada en Ubuntu tiene algunas semejanzas con las anteriores, además se puede usar repos de Ubuntu, lo que es positivo.

    Pero lo que la hace una gran plataforma de videojuegos es que integra una máquina virtual transparente al usuario conocida como Stealh VM y que es un software basado en VirtualBox capaz de tener un Windows virtualizado en segundo plano para que puedas instalar software de esta plataforma, incluidos videojuegos, de una forma muy cómoda.

    Es decir, es una alternativa a Wine (o a Proton del cliente Steam) cuando no quieres usar la capa de compatibilidad o no funciona adecuadamente.

    Descargar Robolinux

    Ubuntu-based

    PopOS

    Por último, también sería una buena opción para jugar algunas otras distros como Drauger OS, Linux Mint, cualquier otro sabor de Ubuntu, Pop!_OS, etc., ya que al usar Ubuntu como base, cuentan también con todas esas ventajas que hacen atractivo a Ubuntu para gaming.

    No obstante, quizás podrían tener algunos problemas menores en raros casos, ya que algunas han modificado ciertos aspectos de la distro base, y si no siguen el "estándar", podrían no ir del todo bien... En otros casos, se prescinde también de algunos codecs y drivers propietarios (se podrían instalar por tu cuenta), lo que también podría limitar o mermar el rendimiento en algunos casos. Aunque, por lo general, esto no debería ocurrir.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir