Hay quienes en redes sociales denuncian que existan blogs, como este, que moderan los comentarios y no dejan las puertas abiertas para poder opinar y que su opinión sea publicada en el mismo momento que escribe.

Bien, la moderación de los comentarios es una actitud que tomamos casi todos los blogueros y aunque algunos agoreros y salvapatrias digan que se trata de censura, no lo es.

Aquí ocurre una cosa que es innegable. En la flora y fauna cibernética hay de todo, y lo mismo que hay lectores correctos, bien educados, también los hay que simple y llanamente son escoria, y lo voy a demostrar más abajo. Pero antes de eso, al menos en este blog la publicación de los comentarios es casi instantánea. La razón es que si estoy en casa, ando atento en ello, y en el trabajo, la oficina, también. Tan sólo salvando que desde las 22:00 horas hasta las 5:30 de las mañanas, lógicamente duermo.

Si dejas libres los comentarios te presentas con cuatro frentes, todos desagradables. Primero están los spammers, segundo los racistas, tercero los insultadores gratuitos y por último los peores, los trolls.

Los spammers son bots, casi todos rusos que consiguen romper el captcha. Los racistas son indeseables que la tienen tomada con los latinos. Los insultadores son los que menos me importan porque van al charco de los chanchos y los trolls suelen ser .. sospecho que son .. gente altanera con más veneno que una áspid, cuyo afán es difamar sobre el trabajo y tratar de humillar.

En los cuatro casos recibirán una papelera deseosa de ser cubierta. Si dejas libres esos comentarios, un blog se puede convertir en un infierno.

Aquí se puede opinar libremente, faltaría más, pero han de portarse como seres civilizados. Si tu política es el insulto, la humillación o buscar greña con los usuarios, no verás tus comentarios.

Recientemente tuve que moderar un comentario sumamente ofensivo a nuestro compañero César León, que tiene la suerte de haber nacido en el paraíso, Venezuela. Eran insultos que criticaban su origen latino pero que no diré lo que dijo por su fealdad.

También, nuestro amigo y compañero DieGNU fue blanco de ataques. No se de donde es, ni se lo he preguntado, ni me importa de donde procede la gente porque yo sólo veo personas, pero alguien debió pensar que DieGNU es latinoamericano y le dejaron un par de mensajes nada amigables. Por supuesto que lo tuve que moderar.

Y los mensajes dirigidos a mi .. pues son casi a diario. A uno, que criticaba de arriba abajo este blog, se le escapó que tenía otra página de GNU/Linux. Vaya por Dios. No lo borré, lo tengo guardadito. Si me lees, no te preocupes, no lo mencionaré y entiende por qué no te publico.

Hay mucha gente que está deseosa que los comentarios no estén moderados porque lo que quieren es arrojar su vómito. Son mentes enfermas y muy tóxicas para una sociedad civilizada, es por ello el por qué se arrojan sus espurias a la papelera. Aquí se viene a hablar del software libre, y GNU/Linux es la bandera. Para cualquier otra cosa hay un buen lugar.

Leed más abajo. ¿Creéis que seres del inframundo pueden comentar?

 


 Este blog seria mejor si no huvieran panchitos de mierda


 Te he denunciado porque te quedas con los email de la gente para ganarte el sueldo caradura


 venezuela es donde se esta la gente muriendo de hambre? a quien le estas robando el wifi, mono?


 tu blog no se cayó, lo tiramos nosotros, hijo de puta comunista


Que Blog de mierda :v tenias que ser un asqueroso, retrasado mental linuxnero que le chupa bien la pija al gordo hdp de stallman


Por ello os pido, niñitos, que si se tarda en publicar el comentario es porque duerma por la noche o me pille fuera de casa, que no piensen que es censura. Otra cosa que me ocurre es que a veces no miro el apartado de spam del blog y me encuentro con algún mensaje que Akismet creyó ser basura no siéndolo. No es censura, es cordura.

 

Comparte

(Artículo visitado 1 veces, 1 visitas hoy)