El 15 de julio de 2003, la Fundación Mozilla surgió de Netscape, y de un golpe creó y consolidó su posición preeminente como campeona de The Open Web. Una ráfaga de versiones beta de Firefox fueron lanzadas – primero bajo el nombre de Phoenix, luego Firebird, y finalmente Firefox – y la versión 1.0 fue finalmente lanzada en noviembre de 2004. Thunderbird 1.0, que comenzó como Minotauro, también fue lanzado más o menos al mismo tiempo.

Hoy, dieciséis años después de la fundación de Mozilla, cientos de millones de internautas utilizan Firefox, decenas de millones utilizan Thunderbird y el estado de la World Wide Web está repleto de navegadores que usan Firefox. Es difícil de imaginar ahora, con tantos grandes navegadores compitiendo por tu atención, pero en 2002 sólo había un navegador web: Internet Explorer. Gracias a Windows XP, IE6 poseía el 95% del mercado, y hasta ese día es debido a la imperecedera presencia de Windows que IE6 todavía en el año 2011 lo usaba el 10% de la cuota mundial de navegadores. Todo cambió y el navegador de Windows, llamado después Edge, dejó de ser el más usado, superado con creces por Google Chrome y Firefox. Sin embargo, las primeras versiones de Phoenix y Firebird empezaron a ganar terreno en 2003, y con la publicación de Firefox 1.0 en 2004, la tendencia de dominación de IE había comenzado a invertirse de forma constante.

Es difícil poner en palabras la contribución que Mozilla y su ejército de desarrolladores de código libre han hecho a la web, a Internet y, por tanto, a la propia sociedad. Si Mozilla no hubiera desafiado a Microsoft, los más de dos mil millones de internautas de hoy en día podrían seguir utilizando el navegador de Windows. Podrías ir un paso más allá y decir que sin Firefox – sin la competencia que impulsó un aumento en el rendimiento de JavaScript y la adhesión a los estándares – podríamos incluso estar viviendo en una web sin Google o Facebook o Twitter. Es gracias a Firefox que tenemos navegadores que son capaces de hacer más que renderizar imágenes, CSS básico.

Aunque la mayoría de la gente asocia la marca Mozilla con Firefox y Thunderbird, la primera instancia de Mozilla tal y como la conocemos hoy en día se remonta a 1998, cuando Netscape creó la Organización Mozilla. Su tarea era tomar el código de Netscape Communicator y convertirlo en un conjunto integrado de aplicaciones llamado Mozilla Application Suite. El proyecto tuvo un éxito moderado, pero finalmente se abandonó para centrarse en dos de las herramientas que formaban la Suite Mozilla: Firefox y Thunderbird. Ese proyecto de 1998, por cierto, tenía un nombre en clave que podrías reconocer: SeaMonkey.

En 2003, cuando quedó claro que Netscape (y su empresa matriz AOL) comenzarían a reducir su apoyo a la Organización Mozilla, se creó la Fundación Mozilla. La financiación fue proporcionada por AOL, IBM, Red Hat, Sun y Mitch Kapor – el fundador de Lotus, el cofundador de EFF, y el primer presidente de la nueva Fundación Mozilla.

Mozilla era en realidad el nombre interno de Netscape, así que se podría decir que Mozilla existe desde 1994. El nombre es en realidad bastante pueril de Mosaic y Kill – siendo Mosaic el navegador dominante cuando Netscape fue desarrollado por primera vez.

La primera versión oficial de Firefox fue 0.8 el 8 de febrero de 2004. 1,0 seguido del 9 de noviembre de 2004. Las versiones 2.0 y 3.0 siguieron en octubre de 2006 y junio de 2008 respectivamente. Cada versión importante trajo consigo muchas nuevas características y mejoras. En muchos aspectos, Firefox se adelantó a Internet Explorer en cuanto a características y tecnología, pero IE todavía tenía más usuarios.

Eso cambió con el lanzamiento del navegador Chrome de Google. En los meses anteriores al lanzamiento de Chrome en septiembre de 2008, Firefox representaba el 30% de todo el uso de navegadores y el IE más del 60%. Pero la aparición de Chrome significó la caída del zorro de fuego.

Como se ha señalado anteriormente, Firefox tiene actualmente la cuota de mercado más baja de su historia reciente. Hubo un tiempo en que un montón de navegadores estaban basados en Firefox, como la primera versión del navegador Flock. Ahora la mayoría de los navegadores se basan en la tecnología de Google, como Opera y Vivaldi. Incluso Microsoft se está dando por vencido en el desarrollo de navegadores y se está uniendo al carro de Chromium.

Esto puede parecer un poco deprimente después de las alturas de los primeros años de Netscape. Pero no olvides lo que Firefox ha logrado. Un grupo de desarrolladores de todo el mundo han creado el segundo navegador más utilizado del mundo. Han conseguido una cuota de mercado del 30% del monopolio de Microsoft, pueden hacerlo de nuevo. Después de todo, nos tienen a nosotros, la comunidad del software libre, detrás de ellos.

Firefox usa una licencia de software libre conocida como MPL.

Comparte

(Artículo visitado 1 veces, 1 visitas hoy)