Probablemente dentro del software libre, el reproductor multimedia más popular sea VLC. Y cierto es que este programa reproduce cualquier cosa que le echen y además es capaz de hacer otras funciones, como la retransmisión en vivo o codificar un vídeo en otro formato distinto. Pero VLC también es conocido por su elevado consumo de recursos.

Pero últimamente, me inclino más por aplicaciones minimalistas con una interfaz limpia. Así es como me pasé a MPV.

MPV es una derivación del gran Mplayer, una aplicación sin GUI por defecto que de hecho era el reproductor estándard en la década de finales de los 90 y principios del 2000.

MPV tiene todas las características requeridas de un reproductor de video estándar. Puedes reproducir una variedad de vídeos y controlar la reproducción con los atajos habituales.

  • Interfaz gráfica minimalista con sólo los controles necesarios.
  • Soporte de múltiples códecs de vídeo.
  • Salida de vídeo de alta calidad y decodificación de vídeo desde la GPU.
  • Admite subtítulos.
  • Puede reproducir YouTube y otros vídeos de transmisión a través de la línea de comandos.
  • La versión CLI de MPV puede ser embebida en la web y otras aplicaciones.

Aunque el reproductor de MPV tiene una interfaz de usuario minimalista con opciones limitadas, no debes subestimar sus capacidades. Su principal poder reside en la versión de órdenes vía terminal.

Simplemente escribe el comando:

mpv –list-options

Con esa orden verás que proporciona más de 400 tipos diferentes de opciones. Pero este artículo no trata sobre la utilización de la configuración avanzada de MPV, por lo que vamos a obviar este detalle.

La interfaz sólo tiene un panel que sólo es visible cuando pasas el ratón por encima del reproductor. Como puedes ver, el panel de control ofrece la opción de pausar/reproducir, cambiar de pista, cambiar la pista de audio, los subtítulos y cambiar a pantalla completa.

Otra habilidad es que el tamaño predeterminado de MPV depende de la calidad del vídeo que se está reproduciendo. Para un archivo de baja resolución, el vídeo de la aplicación será pequeño mientras que como archivo de 1080 resultará en un tamaño de ventana de aplicación casi a pantalla completa en una pantalla Full-HD. Siempre puedes hacer doble clic en el reproductor para que sea de pantalla completa, independientemente del tamaño del vídeo.

Debido a su interfaz minimalista, sus poderosas opciones y herramientas, y además añadiendo su ligereza, MPV puede ser tu elección definitiva como reproductor multimedia. MPV es multi-plataforma y puedes encontrarlo en los repositorios de todas las distribuciones GNU/Linux.

MPV usa la licencia LGPL.

(Artículo visitado 1 veces, 1 visitas hoy)